De Emma: 18/09/2008

EMMA BLOG

Saúl, amigo

¿Cómo han estado tus días? ¿Tus meses? ¿Cómo los has llenado?
La verdad para serte franca, muy franca, yo no quería escribirte todavía, hasta que hoy sentí el deseo de hacerlo. No quería contarte cosas tristes, mis estados de ánimo. He estado un poco ermitaña, de la U a la casa y los fines de semana a un boliche cualquiera. Pero hoy me siento muy contenta, porque creo que este tiempo he avanzado en la escritura de los poemas. Creo que cada vez la escritura me encauza, vivo a través de las palabras como en un río. Por ejemplo, escribo un poema una tarde y ya entre la tarde y la noche he pensado en unos nuevos. Es como si fuera un anfibio y pariera muchos huevitos, burbujitas 🙂

Hay un filósofo francés que me ha hecho pensar en el porqué de la escritura (ya sea prosa o verso) apellida Derrida. Este tipo plantea que la escritura es un suplemento, el escritor necesita signos como suplementos para acercarse y comprender la realidad. Hace un estudio sobre la obra de Rousseau e interpreta a éste como el gran constructor de suplementos, porque no solamente creamos suplementos a través de los signos, sino a través de los actos. En fin, luego te la explicaré.
Te paso un fragmento, para que te des cuenta cuán importante es el lenguaje para Derrida:

“Lo que hemos intentado mostrar al seguir el hilo conductor del suplemento peligroso es que en lo que llamamos vida real de esas criaturas de ‘carne y hueso’… nunca ha habido más que escritura, nunca ha habido más que suplementos y significados sustitutivos que sólo podían generarse en una cadena de relaciones diferenciales… Y así indefinidamente, pues hemos leído en el texto que el presente absoluto, la Naturaleza, lo que nombramos con palabras como ‘madre real’, etc., siempre se ha escapado, nunca ha existido; que es la escritura, en tanto que desaparición de la presencia natural, la que inaugura el significado y el lenguaje”

Del libro Breve introducción a la literatura, de J. Culler.

Hermoso, no? La escritura sirve para que existan las cosas y los seres, porque la presencia no es sino una forma de ausencia digamos innombrable, por lo cual necesitamos suplementos, hacerla más real.

Estoy alegre pensando también en que viajaré a Córdoba (creo que te conté lo del festival), el hecho de estar rodeada de poetas mujeres y hombres me causa un placer inmenso, aunque me da miedo no portarme a la altura de las circunstancias, o sea no encajar con ellos. Pero, pienso, que eso forma parte de mi complejo de inferioridad, creo algo natural.

Sabés que ya salió la convocatoria de la Expociencia? vence el 8 de octubre, yo ya la conseguí, si querés te la paso. Deberías animarte, ahora hay premio para 1º (1.500 Bs.) y 2º lugar (1000 Bs). Motiva, no?? Je, también nos sirve para recibir la opinión favorable de otros sobre los trabajos. Al final de cuentas, es fundamental saber si lo que uno hace es entendible, atrapa al lector, etc.

El 29 de septiembre me voy a San Ignacio y San Borja, y la primera semana de octubre doy mi tesina. Tengo un miedo horrible de revisarla de nuevo, je. Prefiero escribir a mis amigos que estar estudiando. En fin, espero que podamos vernos antes para charlar.

Te paso dos poemas más o menos recientes. Decíme si están admisibles para un concurso.

Un abrazo

(y recordá que como dijo el graaaaaan Maestro Bolaño la vida es corta, por lo cual nunca terminaremos de leer lo que queremos.)

 

 

Del círculo feliz

¿Cómo podemos
alejarnos cada día
de la casa de los padres,
del círculo de lo feliz?
Es como si abandonáramos
lentamente a un niño,
caído tras una gran tabla

¿A qué se reducen los gritos de ese niño
en cualquier biografía? No lo sé,
más que se nos reparte sin descanso
entre la boca de la noche
y la boca del día

Y de esa lujuria resulto menos que una sombra,
menos que el pescado dispuesto para el almuerzo;
me infunde miedo el caminar con la luz.
El cuerpo se compromete al dar un paso
y luego otro. Es como si avanzara
hacia un punto difuso
sin retorno

Lo que digo es que hay que pensar
antes de mamar de las tetas de la luz.
¿Hacia qué brazos y rostro
nuevamente ficticios -escriturales-,
nos dirige en estos momentos?

¿A qué se reducirán los gritos del niño
en mi biografía?

¿Hasta cuándo
nadaremos bajo sus luz,
buscando las palabras
y defendiéndonos?

Baile con mueble

Una época caminaba por mi casa
diciéndome “no me dejes”, “no me dejes”,
mientras veía el cemento que huía de mis pies.
Repetía eso en cada rincón,
como si fuera parte de un conjuro
de uno de mis juegos de niña.
Una diversión solitaria,
como esa que tenía de maldecir
mentalmente a los otros,
enviarlos al infierno y luego salvarlos
con un ancla de remordimiento y placer.
Solamente que cuando
entraba a las habitaciones, con el atardecer
en las mejillas y esa súplica
confusa sin destinatario,
yo ya tenía veintitrés años.
Había leído sobre un joven Cadou
que decidió autorretratarse como un mueble
porque el lenguaje no le alcanzó.
Había leído, había leído
y por las noches
me soñaba bailando con él,
apretada a una de sus patas.

*Este texto fue leído por el escritor Saúl Montaño en el homenaje a la poeta boliviana Emma Villazón el jueves 26 de noviembre, en la Unidad Regional del Ministerio de Culturas. Corresponde a un mail que Emma le envió a Saúl el 18 de septiembre de 2008.

Emma, nacida en 1983, falleció el 19 de agosto de este año, en La Paz. Publicó dos libros fábulas de una caída, con el que ganó el Premio Noveles Escritores, de 2007; y Lumbre de ciervos (Ed. La Hoguera, 2012).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: