Siete miradas a la Crítica Literaria en Bolivia (2): Omar Rocha Velasco

critica literaria libros

HAY VIDA EN MARTE presenta siete entrevistas a escritores y académicos bolivianos, que dieron su opinión sobre la actualidad de la Crítica Literaria en el país (¿Existe la crítica literaria en Bolivia?, es la primera pregunta), que sirve (esperemos) para ver de qué manera esta disciplina analiza y acompaña la producción literaria nacional. El primer invitado es el escritor y crítico paceño Omar Rocha Velasco.

¿Existe actualmente una crítica literaria que acompañe o refleje la producción de literatura boliviana? (Si la respuesta es sí , ¿a qué críticos y qué trabajos destacaría? Si la respuesta es no, ¿a qué se debe esta carencia de análisis?)

Definitivamente sí existe crítica literaria en Bolivia y ejerce varias funciones entre las que destaco las siguientes: preguntarse todo el tiempo qué es lo literario, cómo se ha trasformado y cómo va cambiando ese concepto moderno a medida que pasa el tiempo, se trata de situar a la “literatura” frente a otras artes u otras expresiones y frente a ella misma. Estas preguntas no son fáciles de responder, pero surgen cada vez que se estudia obras como Íntimas, de Adela Zamudio, o El Loco, de Arturo Borda. Otra de las funciones de la crítica es construir tradiciones, volver al pasado, establecer nexos entre las obras, autores, corrientes de pensamiento, etc. Es una labor historiográfica en la que se intenta “mapear”, “cartografiar” (estos conceptos son recientes); es algo que se ha hecho desde el siglo XIX con Gabriel René Moreno y Santiago Vaca Guzmán, que se continuó con Carlos Medinaceli, Fernando Diez de Medina, Enrique Finot, Blanca Wiethüchter y muchos otros, y es algo que se sigue haciendo. Otra función importante de la crítica es la valoración de las obras, es decir, leerlas, aproximarse a ellas, desmenuzarlas, saborearlas y hacerlas saborear. Estas lecturas son las que finalmente establecen y establecieron lo que se considera como el “canon de la literatura boliviana”, son las que otorgan valor a obras como Raza de Bronce, Felipe Delgado, Sangre de Mestizos, Jonás y la Ballena Rosada, Cuando Sara Chura Despierte, etc., etc.

¿Se puede hablar de una característica de la crítica literaria boliviana? Si es así ¿Cuál es?
Me parece que pasa lo mismo que en otros ámbitos:
a) Existe una crítica académica, quizá más limitada en su circulación, pero muy importante. Los procedimientos dependen del aparato conceptual que las obras exigen (no al revés, aunque eso es muy difícil). Así, tenemos las lecturas amparadas bajo teorías semióticas, culturalistas, psicoanalíticas, filosóficas, etc. Pongo como ejemplo la ya clásica lectura de la Chascañawi que hizo Antezana, o toda la vertiente crítica de Oscar Rivera Rodas. Este tipo de crítica ha permitido, por ejemplo, leer a través del concepto de viaje y nomadismo, la obra de Jesús Urzagasti. En los 90 un concepto muy importante fue el de “grotesco social” planteado por Javier Sanjinés. También esta crítica ha permitido establecer territorios de sentido como el de “marginalidad” o “angustia cívica” para hablar de ciertas obras. Finalmente menciono el trabajo de edición de textos, estudios introductorios y anotaciones que sirven para situar las obras y orientar la lectura, pienso en la colección Letras fundacionales que dirige Leonardo García Pabón. La crítica académica no deja de ser altamente creativa y estimulante para la lectura, basta leer a Cachín Antezana, Blanca Wiethüchter o Marcelo Villena para darse cuenta de eso.
b) Existe una crítica periodística, más divulgativa, relacionada con reseñas, entrevistas, noticias del mundo literario y cultural, aquí las valoraciones son orientadoras y hechas para un público más amplio, es lo que circula en los pocos suplementos “literarios” que algunas veces comparten páginas con otras artes o con política, por ejemplo.
c) Me parece que existe un ámbito intermedio que no es ni académico ni periodístico, quizá es más ensayístico y tiene la posibilidad de aparecer en revistas y libros no “especializados”. Es una tradición larga en el país, Moreno, Medinaceli, Antezana, Alberto Guerra (que inventa una geografía literaria altamente sugerente) el mismísimo Zavaleta o los propios escritores que reflexionaron sobre su obra y la literatura en general (pensemos en Oscar Cerruto por ejemplo).
d) Existe un ámbito crítico poco estudiado y que no conozco mucho, por eso sólo lo menciono, tiene que ver con el internet: blogs, facebook, páginas web y demás. Por allí circula una “praxis” crítica importante, contundente y abarcadora.

¿Cuál es la importancia de las carreras de Literatura para la crítica literaria?
Me parece fundamental, existe una sola carrera de literatura (en la UMSA) en Bolivia, allí se forman críticos literarios que luego trabajan en educación, en prensa o en espacios públicos y privados relacionados con la cultura. Este es uno de los espacios privilegiados en el que los estudiantes se especializan, en un ámbito concreto, en una de las producciones humanas más complejas. Un ejemplo de la importancia de la carrera de literatura de la UMSA es lo que aconteció con la iniciativa del Estado para publicar las 15 novelas fundamentales de la literatura boliviana. Las consultas mediáticas y los consultores no fueron lo más acertado, es difícil sustraerse de los egos y es difícil que un consultor no esté tentado de poner por lo menos una de sus obras. La forma de salir de los impases fue que la carrera de literatura genere todo un proceso de selección, organizando paneles, debates y reuniones desde el lugar de la “academia” que todavía sigue siendo una reserva no afectada por apasionamientos desmedidos.

¿Qué tan importante es que la crítica literaria se ejerza en medios de comunicación masivos como diarios y revistas?
Los medios de comunicación masivos llegan a mucha gente, es una forma de difundir, debatir, reflexionar, descubrir, etc. Los periódicos en su vida efímera tienen una función importantísima para la valoración de obras, son una reacción inmediata a lo que se publica, pero también son un espacio para sostener columnas que tienen un estilo, que persiguen una temática, que trabajan cierta perspectiva de la literatura. Las revistas canalizan cuestionamientos estéticos, políticos y éticos (pensemos en Gesta Bárbara a principios del siglo XX); lo que las revistas promueven es un cambio, un remozamiento de lo que está dado, por eso se constituyen en espacios de expresión de “sensibilidades nuevas”, no sólo en el ámbito artístico y literario, sino en la sociedad en su conjunto.

Omar Rocha Velasco estudió Literatura en la UMSA y es egresado de psicología de la UCB de La Paz. Trabaja como docente universitario y es profesor de la Normal ‘Simón Bolívar’. Forma parte del concejo editorial de la revista de cultura ‘La Mariposa Mundial’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: