Aspiraciones de Ciervos

Por: Saúl Montaño

La versión original de este texto fue leída en la presentación del poemario Lumbre de Ciervos de Emma Villazón. Esta es la versión final para Hay vida en Marte

ñ

Por eso intocable que se aspira rozar

                        […]

                        Por eso intocable –y pan de cada día.

Emma Villazón

 

1. Años atrás mantuve una correspondencia fluida con Emma Villazón; hoy, desde la distancia observo aquel período y me absorbe el vértigo de mis lecturas pasadas, la pasión primera, el arrobo violento en el que me encontraba ante cada nuevo libro; la honestidad, y acaso ingenuidad, con la que comentaba los nuevos autores que pasaban a formar parte de nuestros panteones privados. De aquellas cartas particularmente recuerdo una que no envié (y que hoy hago pública), arranca de la siguiente manera: “Emma antes que me vaya, antes que sea tarde, Gombrowicz saltó sobre mi mesa…” continua, pero dejo de lado al escritor polaco; en cambio surge Tabucchi en quien me extiendo, así como en la confesión de una temprana experiencia con la muerte. Emma acababa de publicar Fabulas de una caída, y este era el motivo principal por el que le escribía. La impresión que me había producido su lectura no la encaraba directamente, recurría a la ficción, a la recreación de ciertos escenarios, a un fragmento de la novela Sostiene Pereira, y a mi casi fatal ahogamiento en una laguna del Chaco. Hoy, asumo que estos esfuerzos digresivos o tangenciales no fueron otros que el gesto que ansiaba corresponder, o explicar (me) a mí mismo, asir, aquello intocable que se aspira rozar.

2. De los esfuerzos digresivos, el primero partía a causa del verso: todos en la ciudad nos volvemos héroes desgastados. Ante este puntalazo mi imaginación desplegaba las posibilidades de un cuento. Era capaz de ver multitudes; la cotidianeidad absorbiendo a un héroe de gestas feroces, pasadas. Por un lado, veía Ithaca, el regreso de Ulises absorto en las azules aguas por las que había aventurado y retornado. Me planteaba disyuntivas, Circe, Calipso, Penélope, el tibio aburrimiento, la abulia, la decadencia moral. En resumen, lo que podría narrarse. La segunda digresión, como ya he mencionado, fluía entorno al fragmento de Sostiene Pereira de Tabucchi, aquel en el que el protagonista cincuentón entrado en carnes se lanza al mar pretendiendo alcanzar el faro. Me detenía en las brazadas, en la sensación de empapo que precede a tiritar: acto seguido y de manera aleatoria, confesaba mi experiencia casi mortal ocurrida en una lejana tarde cuando tuve la fortuna de ser auxiliado hasta la orilla evitando que mis pulmones rebalsaran de agua teñida por las pudriciones de los bosques del Chaco. Presenté aquella carta no solo como un pretexto para hablar sobre mí mismo sino con las ansias de dar forma a aquella impresión de sublime producida por aquel verso; lo sublime muy bien hermanado a la ensoñación, a la impotencia, y a la muerte en este caso. “Las mejores obras no son aquellas que nos provocan o nos hacen reír, si no aquellas que nos hacen soñar, las que actúan como lo hace la naturaleza”, escribió Flaubert -también en otra carta a Colette. ¿Había leído yo esto al momento de dirigirme a Emma? ¿Tal vez si hubiese apelado a aquellas líneas hubiese sido más esclarecedora mi intención? Han pasado los años y Emma a través de otro verso de su nuevo libro Lumbre de Ciervos pareciera responderme, cerrar aquellas lejanas digresiones de una carta no enviada: Si una / quiere hablar / como ir a la guillotina / de lo sublime.

3. Viaje. Morada. Despedida. (no) nostalgia. Desarraigo. Adaptabilidad. Diálogo, sus distintas variables. Lenguaje, sus posibilidades. Tramas metapoéticas. Erotismo. Ciervos. Delfines. Deslumbres. Epifanías. Océano. Cangrejos. Buques. Tarkovski. Sauces. Huellas. Aves. Icebergs. Cielos. Granos. Simas. Guiños. Barro. Ciervos,  sus aspiraciones.

4. Lumbre de Ciervos es el nuevo libro de Emma; y el lapso de tiempo que lo separa de Fábulas de una caída es de aproximadamente cinco años. Cinco años es poco, respondo ahora con la autoridad desfasada que otorga el tiempo, rompiendo mi largo silencio a cuando juzgaste, amilanada, el intervalo de publicación de un poemario a otro.De aquella poeta, grande, cabelluda, que mora en tus poemas y que es oriunda del Chile que ahora habitas. Sostengo que viajamos a otro lugar con la idea de la tierra prometida. Allí escribimos, soñamos, nos obligamos a creer en nosotros, a través del lenguaje, que es la única forma que conocemos de interpretarnos; aguardamos talvez el resquebrajamiento de nuestras certezas, es esto lo que buscamos, no obstante el alumbramiento no es seguro, la muda de piel no está garantizada, pareciera decir la regla; sin embargo las excepciones son dadas,  Lumbre de Ciervos es una de ellas.

ñ

ñ

Dos Poemas

ñ

(Entre buques

ñ

entremetidos en el tumulto trabajo

parques líneas de tránsito mar de procesos

edificios níveos acusaciones contra perros huachos

a fin de seguir nadando recibiendo gotas de techo averiado

o de un suave rostro (incierto) entremetidos aparecemos de pronto

recontrametidos                              entre buques

ññññññññññññññññññññpujando qué)

ñ

ñ

Un horizonte: una mano

ñ

de tibieza en tibieza

la familia se hunde

se quiebra más allá de sí

más allá del no o de los árboles

de acumulación en acumulación

de cartografías manchas hojas

la babel de ovillo imponente

resulta sueño polvo de ansias

de permanencia imposible aristas solo

de secretos en secretos (en la boca)

con rasgaduras tensión volteretas

asoma pronto un horizonte (frío) una

mano (pez) que entra lúbrica ahí

donde dice prohibido volar (dispersar) las cimas

de palabras (icebergs, cielos, granos; icebergs) por las que atraviesas

de noche en noche (aciaga)

ella circula (reina) (sucia) coja

entre rotura y nado            

ñññññññññññññññññññññññññññññññññNota: ¿Quién habla aquí? Ni la autora lo sabe.

ñ

de Lumbre de ciervos, Grupo Editorial La Hoguera, Santa Cruz, Bolivia, 2013

Emma-Villazon-Richter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: